Las nuevas mujeres trabajadoras de China

Un programa innovador ayuda a los empleados de la fábrica a afinar las habilidades para el trabajo y la vida

No hace mucho, si Candy Luo experimentaba un desafío en su trabajo, con un compañero de trabajo difícil, por ejemplo, o una diferencia de opinión con un supervisor, era bastante probable que lo eludiera. No hay mucho que pueda hacer, hubiera pensado ella, porque soy una mujer. Y se supone que las mujeres son suaves.

Ahora raramente evita enfrentar un desafío.

Una empleada de entrada de pedidos en el departamento de servicio al cliente de nuestra fábrica de Retail Branding and Information Solutions en el distrito de Nansha de Guangzhou, Candy, 28, se graduó de un programa “A New SHE”, un programa de desarrollo profesional que lanzamos en asociación con la ONG BSR en 2015. Ofrecido en tres de nuestras instalaciones en China, el programa brinda más de 100 horas de educación en temas tanto personales como profesionales. Las mujeres aprenden sobre ejercicio, nutrición y manejo financiero personal. También desarrollan habilidades profesionales, como hablar en público, resolver problemas y convertirse en un líder de línea.

Según la Gerente de Recursos Humanos Lily He, “A New SHE” creció a partir de una necesidad entre las miles de mujeres que se mudaron de las áreas rurales a trabajar en el floreciente sector de fabricación de China, y entre las compañías globales, como Avery Dennison, que las emplean.

“Reclutar y retener a los trabajadores del taller se ha convertido en un gran desafío”, dice ella. “Casi la mitad de nuestros trabajadores de fábricas son mujeres y el 97 por ciento de ellas tienen educación secundaria o menor. Tienen una gran demanda en las fábricas y ya no están satisfechas con simplemente conseguir un trabajo. Quieren una carrera en la que puedan aprender, avanzar y liderar”..

“Ayudar a las trabajadoras a desarrollar habilidades profesionales es bueno para ellas, y bueno para nuestra compañía”, dice Eileen Lu, Gerente de planta de nuestra fábrica de Suzhou, y la primera mujer en ocupar ese puesto.

“Una graduada de “A New SHE” influye en todo su equipo, mujeres y hombres por igual. Ayuda a mejorar toda nuestra cultura laboral. Las mujeres que salen de “A New SHE” son mejores comunicadoras y están más inmersas en nuestro desempeño como compañía y más conscientes de su papel en su conducción. Trabajan no solo más felices, sino más rápido. Eso eleva la moral y el rendimiento de sus equipos”..

He Wei, una empleada de logística sénior de 35 años de nuestra fábrica de Panyu, dice que ahora tiene más confianza al hablar y compartir sus opiniones, y es mejor para escuchar. “Estoy más abierta a escuchar diferentes perspectivas de mis colegas y supervisores. Puedo ponerme en sus zapatos y buscar las soluciones que satisfagan a ambas partes que nos ayuden a trabajar mejor como equipo”.Su parte favorita del programa fue el curso sobre ser un líder de línea, que espera que le permita avanzar en su carrera.

Ella dice que el programa también está dando sus frutos en casa.

“Realmente no sabía nada sobre planificación financiera personal. Ahora mi familia sigue un presupuesto y estamos ahorrando para nuestro futuro”..

Candy, la madre de un niño de dos años, está de acuerdo. “La capacitación para padres fue muy práctica. Ahora entiendo más acerca de la nutrición y cocino alimentos más sanos para mi hija. Creé un plan de ejercicios para mi marido, mi hija y para mí, para mantenernos con buena salud”..

Ayudar a las mujeres jóvenes a perfeccionar sus habilidades, crecer en su confianza y suficiencia y desbloquear su potencial para asumir roles de liderazgo.

“”A new SHE” es una respuesta al cambio cultural en China en los últimos 10 o 20 años, en el que se alienta a las mujeres a asumir más roles de liderazgo en el trabajo. En mi planta, tenemos el objetivo de que el 50 % de nuestro liderazgo sea femenino. A New SHE está creando las líderes que necesitamos, al tiempo que también los ayuda a desarrollarse como personas”..

Candy Luo está de acuerdo. “Fue poderoso comprender que en mi trabajo puedo elegir una respuesta que sea estereotipadamente masculina o femenina. Puedo elegir ser blanda o fuerte. Ser mujer significa ser ambas cosas”..

 

Historias relacionadas

Recompensar la experiencia

Hacer que la seguridad sea parte de nuestro proceso